Search
  • Nicolás Smith

Salidas Periurbanas

Muchas veces nos hemos encontrado planificando nuestro próximo viaje o las formas por las cuales encontraremos la aventura desde el día 1 en adelante y no hemos puesto atención a ese primer paso que parte en el momento en que dejamos el choapino de salida de nuestras casas, el temido día y hora 0.


Sea para irnos al campo, a la montaña o al mar siempre deberemos atravesar una buena porción de casas, edificios y calles en nuestra ruta hacia el primer objetivo: Salir de nuestra ciudad. Esa extensión urbana que nos separa de nuestro destino y que queda en mayor evidencia para los y las aventureras que no tenemos auto y tenemos que congeniar entre la mejor forma de llegar, la mejor forma de transportarnos y la mejor forma de llevar nuestras pertenencias. La alquimia en este proceso nos lleva a detectar una buena oportunidad para aprovechar esas casas, edificios y calles como parte de nuestra aventura. Un paseo dentro de un paseo.



Así es como nos hemos fijado en algunas consideraciones para tener en cuenta mientras enrutamos hacia nuestros destinos y aprovechamos de la periurbanidad:


Ser intermodal: La ciudad es un territorio por el que pasan un sinfín de avenidas, calles o posibilidades de ruta. Elegir el mejor trazado estará condicionado a lo que estamos dispuestos a encontrar en él y el tiempo que tenemos para hacerlo.

Por otro lado podemos hacer buen uso de la extensión del sistema de transporte imperante en nuestras ciudades y visitar esas estaciones de la periferia urbana. Considerar que Chile es un país con una inmensa red de buses y micros dentro y fuera de las ciudades. Puedes llegar a casi cualquier destino a través de ellos. Incluso así una buena forma de conocer nuestra ciudad es darse una vuelta en transporte interurbano.


Aprovechar las riquezas de la ciudad: Como aglutinadoras de población, la densidad que nos ofrece la ciudad permitirá que podamos encontrar siempre recursos establecidos, esporádicos e itinerantes. Las ferias de frutas y verduras son un buen ejemplo que resaltan el colorido del barrio, sustentan un comercio de pequeña escala y nos advierten de posibilidades de variedad en nuestros menus. Fácilmente uno podría abastecerse de todo lo que necesita para uno días de aventura en alguna feria de calle.

De la misma forma podemos usar la infraestructura básica como bicicleteros que están de última moda y pueden encontrarse en la mayoría de las plazas, supermercados (más seguros).

Los parques urbanos y plazas son buenos puntos de reposo y reabastecimiento a la vez que nos proporcionan de suficiente verde y sombra para remotivarnos.


Estar abierto a los cambios: Es lo más difícil. Nadie está realmente dispuesto a perder reservas y preciados días de vacaciones dando vueltas por la ciudad. La recomendación viene a tener presente que la ciudad es un ente vivo que se mueve y vivorea por lo que tendremos infinitas alternativas dentro de ella. Ocupémoslas como planes B, C y Z si es necesario.

Puedes partir haciendo una ruta que conecte plazas y parques hacia el destino y terminar dando pasos entre heladerías y cafeterías. El verano, a pesar del calor, es una muy buena época para circular porque es cuando cada comuna y ciudad invierte gran parte de sus actividades al aire libre. No es extraño encontrar cúmulos de entretención y cosas por ver. Es, en definitiva, cuando el mundo de la calle realmente cobra la vida de la que podemos hacer mucho uso en nuestros destinos.


13 views0 comments

Recent Posts

See All